Elegir y decorar con Kilims

Desde un punto de vista estético, la armonía y el contraste son los dos principios básicos generalmente seguidos por los diseñadores de interiores. El concepto de armonía requiere que los colores de una alfombra Kilims se mezclen con el esquema de color general. Esto generalmente se logra si al menos uno de los colores en una alfombra Kilims también está presente en otra parte de la sala.

Choosing and Decorating with Kilims

Aunque en la práctica común son los colores principales en una alfombra Kilims los que se consideran candidatos para el emparejamiento, también se pueden lograr efectos muy armoniosos combinando los colores Kilims secundarios con el esquema subsidiario de la sala. Sin embargo, el color Kilims dominante también se puede combinar con buenos resultados con los colores secundarios de habitación, por lo que el principio subyacente es tener al menos un color Kilims en común con un color en la habitación.

Si, por otro lado, es aficionado a los contrastes, una alfombra Kilims brillante puede ser un contrapunto ideal en una sala cuyo esquema de color predominante es suave, mientras que una alfombra Kilims en tonos pastel proporcionará este efecto de contraste en un entorno de profundidad, ricas sombras. También se puede obtener una aplicación sutil y sofisticada del principio de contraste al introducir una alfombra Kilims con colores totalmente diferentes a los del lugar que se está decorando, pero que también contiene un tono más profundo y con más cuerpo del color de la habitación más suave.

 
Choosing and Decorating with Kilims

La versatilidad de los Kilimss y la variedad de sus diseños y colores son las características que los hacen especialmente atractivos y adaptables para innumerables aplicaciones en la decoración del hogar. Una alfombra Kilims antigua o particularmente hermosa puede ser el punto focal de la decoración de la habitación, mientras que las más pequeñas pueden proporcionar los acentos adecuados para animar o enriquecer el entorno.

Entre la multitud de diseños, colores y tamaños disponibles, hay Kilimss que se ajustan prácticamente a cualquier estilo de mobiliario, ya sea escandinavo, clásico, moderno o rústico, y los usos que se pueden hacer son innumerables. Los Kilimss se pueden usar como revestimientos para el suelo, colgaduras de pared, sobre muebles, manteles, colchas o como fundas de cojines, por nombrar solo algunos de sus usos.

Además, se pueden usar con buenos resultados no solo en los hogares sino también en los lugares de trabajo, que mejoran inmensurablemente al quitarle el borde de la formalidad habitual.

 
Choosing and Decorating with Kilims

La regla cardinal que sugerimos es que confíe en su propio sentido del estilo, su propio sentimiento de lo apropiado y lo bello. Puede hacerse explícitamente consciente de este poder intuitivo mientras navega a través de nuestra colección de Kilimss, porque si se detiene y reflexiona al mirar cada elemento, lo más probable es que se sorprenda ajustando mentalmente ese elemento en la decoración existente en las diversas habitaciones en su hogar u oficina.

Recuerde que cada alfombra Kilims, como sea que se coloque o use, introduce en el entorno todo un mundo de culturas y tradiciones antiguas que se están extinguiendo lentamente con la industrialización moderna.